Review: Arrested Development (Primera Mitad de la 5ta Temporada)

La primera mitad quinta temporada de “Arrested Development” (AD) resulta una total decepción. La trama resulta innecesariamente complicada (cruzándose campañas políticas con el misterio de la muerte de Lucille Austero, cliffhanger de la temporada anterior). Mientras que la cuarta temporada de AD tuvo la “excusa” que no podían contar con el cast completo debido a las diversas obligaciones de los actores, en esta sí tenemos muchas escenas con más de cuatro actores compartiendo escena…y simplemente no funcionan. No sabemos si se ha perdido la química entre ellos o si Mitchell Hurwitz y compañía han perdido esa “chispa” que hacía a esta serie única en su género. Salvo dos chistes del capítulo final, la serie ya no despierta risas. Ya no vemos “gags” que por efecto acumulación funcionan o personajes secundarios inolvidables. Además, los guionistas estiran la rivalidad inoperante entre Michael y George Michael, trayendo nuevamente una de las peores cosas de la cuarta temporada como es el storyline de Rebel Alley y Ron Howard (encantador como narrador, pero como actor, muy limitado y sus autoreferencias ya cansan).

Nada ha ayudado tampoco la ausencia de algunos actores (Tony Hale se la pasa encerrado en dos habitaciones durante toda la temporada, mientras que Portia de Rossi está ya retirada de la actuación y solo aparece con pantalla verde de por medio) y la presencia de Jeffery Tambor. Pensamos que podríamos seguir viendo a Jeffrey Tambor en AD luego de las denuncias en su contra por acoso sexual en “Transparent”, pero cuesta verlo; además, George Senior debe ser hoy por hoy el personaje más insustancial de la serie.

En resumen: como casi todos los retornos de series clásicas, hubiera sido mejor que AD se quedara con el buen recuerdo de ser una de las mejores comedias de todos los tiempos a tratar de volver, otra vez, como un zombie sin alma, sin chispa, con su crítica mordaz característica totalmente desenfocada y sin timing. Ojalá que la segunda mitad de la temporada (a estrenarse en algún punto del año, lo cual prueba el desorden administrativo de Netflix con esta serie) pueda mejorar algo lo hasta ahora contado y, por fin, acercarse a los niveles de antaño. Una pena.