Reseña: House of Cards 5 x 08 “Bienvenidos a los Campos Eliseos”

Dios mío, esta serie. Este es el capítulo de House of Cards (HoC) que quedará en la “posteridad” por ser el capítulo de la “secta”. Frank asiste a los “campos de Elysium”, unlugar en medio del bosque donde los grandes hombres blancos de Estados Unidos se reúnen para comer parrillada…y seguir trazando los lineamientos necesarios para prolongar su dominio. LO que pudo haber resultado en una gran idea termina siendo, como casi todo en HoC, una burda parodia.

Inexplicablemente, el misterioso Mark Usher se ha convertido en una suerte de aliado de Frank, a pesar de estar trabajando para la campaña de Conway. Es inexplicable no porque estos traspasos no sucedan en la política de la vida diaria (llena de comodines y puñaleros), sino por el poquísimo desarrollo que los guionistas de HoC le han dado al personaje de Usher y sus motivaciones. Campbell Scott hace l que puede con el personaje (y su voz de ultratumba ayuda mucho) pero no peude hacer mucho con los pobres libretos de HoC (una vez más, hablamos de una serie que ha desaprovechado antes a actores como Mahershala Ali).

Pero si no sabemos cómo Usher ha escalado posiciones, más increíble resulta aún la subida de Jane, le personaje interpretado por Patricia Clarkson. Jane es una burócrata de cuarto rango que de la noche a la mañana se transforma en la mano derecha de Claire. Nuevamente, no es que esto no pase en la política del día a día, sino que los guionistas de HoC hacen un trabajo tan pobre en mostrarte este camino que lo hacen poco interesante para el espectador.

Claire manejando una crisis como la “acting President” es interesante, aunque hubiese resultado más atrapante verla lidiar con situaciones políticas y no tanta con una militar. El ascenso del personaje interpretado por Robin Wright ha sido tan esperado por muchos fans de la serie que sin duda representa el gran reto de la temporada para el “writersroom” de HoC. Esperemos que por los siguientes capítulos los retos para la Presidenta Underwood se incrementen y que esta no resuelva todo tan omnipresentemente como lo hace su esposo.

Finalmente, vemos como los Underwood obtienen la grabación del enojo de Conway con los pilotos de avión que vimos hace un par de capítulos. Los Underwoods, calculadores como siempre, arriesgan y le enseñan la grabación a Usher, asegurando su fidelidad (o algo que se le parezca a ello) en lo que queda de las elecciones. Así termina este capítulo que tiene chispazos de situaciones interesantes (Claire como Presidenta, Frank fuera de su entorno de comodidad), pero que no llegan a concretar un desarrollo óptimo de líneas narrativas y desarrollo de personajes.