Reseña: Glow 1 x 01 “Gorgeous ladies of wrestling”

Tremendo arranque el de Glow. Alison Brie se manda un monólogo estupendo, con harta pasión y poder de convencimiento. Estamos frente a un minuto notable. Aquí nos muestran todo el potencial de Brie y de Ruth Wilder, la protagonista de la serie: una actriz que desempleada que busca desesperadamente una oportunidad para brillar. Dos cosas quedan claras: Ruth tiene potencial pero está en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Lee el papel del personaje masculino como si fuera suyo y se siente bien por apostar con un diálogo arriesgado por una mujer, pero la realidad es otra. Las líneas que le corresponden son de secretaria que toca la puerta. Golpe de realidad. Ella misma lo dice, es algo arriesgado para la época darle a una mujer un diálogo tan osado. Pero al final solo la relegan a ser secretaria.

LEE sobre el programa original de GLOW aquí.

Al final vemos a la protagonista irse por un pasillo lleno de mujeres que buscan el papel, no es la única, pero es la que tiene mayor hambre de gloria. Tal es su urgencia que no duda en esperar a la encargada del casting para reclamarle por llamarla siempre y nunca elegirla. Ruth se tomó la molestia de esperar a la mujer en el casting y agarrarla de improvisto. Otra vez vemos la fuerza del personaje “quiero personajes reales, no secretarias llamando a sus esposos”. La productora al final le dice que hace otro tipo de castings y que le puede contactar con algunos proyectos experimentales.

Lo siguiente es la introducción de la mejor amiga de Ruth. Una actriz que tuvo su momento de fama y terminó dejando las cámaras para ser esposa y madre de familia en California. Parece que intenta convencer a su amiga de que es la mejor opción que se puede tomar pues no tiene problemas de dinero y cero oportunidades en la actuación.

Ruth llega a su departamento y tiene un mensaje en la contestadora. Es la mujer del casting de la primera escena. Buscan chicas poco convencionales. Y aquí es donde comienza la historia de GLOW. En un viejo hangar con un ring al centro y muchas chicas con ganas de ser estrellas. Esta es la primera aparición de Sam Sylvia y la primera tanda de roces con Ruth por su carácter. Como era de esperarse, la mitad de las chicas se va. Luego vamos viendo la presentación de las futuras luchadoras, una por una con cada detalle que las hace particulares y que encantan al director. Cuando llega el turno de Ruth tenemos la primera muestra de tensión entre ambos personajes. Además vemos que Ruth no termina de tomar la lucha libre como algo que se complemente con la actuación.

La escena que sigue es el punto de partida de la debacle de la protagonista. De la nada aparece un tipo que se cuela en el departamento de Ruth. De arranque nos enteramos que es casado y que engañó a su esposa. Con un discurso tonto termina llamando la atención de Ruth para volver a tener sexo. El tipo es un completo perdedor, vale decir.

Por fin llega el momento de que las chicas aprendan lo básico de la lucha libre. Gran guiño de la producción para traer a un luchador real para el papel del entrenador. Además vemos que Sam, el director, tiene los criterios más raros para ir eliminando chicas del ring. También queda demostrado que las chicas carecen de preparación para dominar las cuerdas y manejo del cuadrilátero, salvo Cherry que viene de ser doble de acción en películas y conoce a Sylvia del mundillo del cine. Ruth intenta sorprender con sus habilidades de actuación pero mete la pata y queda eliminada porque una de las chicas tiene familia metida en el negocio de la lucha libre.

Ruth toca fondo. Le roban la comida, las llaves del auto. Totalmente depresivo momento. Al final tiene que llamar a su amiga para que la recoja. Aquí descubrimos que el tipo con el que tuvo sexo es el esposo de su mejor amiga. Todo va quedando listo para la caída de la protagonista. Luego va a una clase de actuación y el profesor ni le da atención. Terrible momento. Vemos que se frustra. Aquí viene el momento en el que Ruth comienza a ver lucha libre e imitar a luchadores como Hulk Hogan, Rick Flair y Randy Savage. Vemos en su rostro que esto es lo único que le queda y que quiere dedicarle esfuerzo a aprender del negocio.

Al día siguiente Sam Sylvia está jalando cocaína antes de comenzar el entrenamiento de las chicas. Ruth llega caracterizada, dispuesta a dominar el ring. Comienza a hacer poses de lucha y a cargar objetos mientras la miran raro. Todo va bien y Ruth es el centro de atención hasta que llega su amiga con su hijo en brazos para reclamarle por acostarse con su marido. Su amiga no duda en subirse al ring y cachetear a Ruth, corretearla, lanzarla al suelo, golpearla. Sam imagina que ese es su show. Vemos lo que será GLOW a través de la alucinación de un cocainómano. Debbie cubre a Ruth y la cuenta llega a tres. Vamos por el segundo episodio.