Maneras de ser un héroe: Steve Rogers

Por Stephanie Callegari

Esta es el segundo artículo de una serie intentando entender mejor a los superhéroes de la pantalla grande y qué es que los hace tan interesantes.

Derechos de imagen: Marvel Studios

Al empezar su historia, Steve Rogers estaba lejos de lucir como uno espera que luzca un superhéroe. Pero las apariencias son engañosas y si hay un personaje en el MCU que personifica el heroísmo, esa persona es él. Mientras que todos a su alrededor solo ven a un chico pequeño y enfermizo, por dentro Steve ya tenía todas las características que definen a su personaje. Porque el Capitán América no se trata de una persona con superfuerza ni gran agilidad, lo que hace al Capitán América un héroe digno de mito, es que ve las injusticias del mundo y decide pelear contra ellas, aún cuando tiene todas las de perder.

La vida de Steve no fue fácil. Su padre fue un soldado que falleció en la Primera Guerra Mundial y su madre fue una enfermera que cuidó a quienes tenían tuberculosis y murió de esta enfermedad. El heroísmo de sus padres lo debe haber marcado, pues él siempre se encontraba dispuesto a enfrentarse a los bullies, y si veía que alguien hacía algo incorrecto, tenía que decir algo, por más que se metiera en problemas. En su juventud se le podía encontrar en callejones siendo golpeado por abusados el doble de grande que él. Ocasionalmente teniendo que ser salvado por su mejor amigo, Bucky Barnes.

El joven Steve era de baja estatura, delgado, con asma, alergias, y un sin fin de problemas de salud. Esto causó que lo rechacen cada vez que intentaba ofrecerse como voluntario en el ejército. A pesar de esto, él sigue intentando que lo recluten y hasta llega a falsificar identidades, rompiendo la ley para poder intentar de nuevo que lo manden a la guerra a pelear nazis.

El Capitán América tiene un lado rebelde. Rompiendo una vez más con lo que se espera de él, Steve está lejos de ser el perfecto boy scout que solo hace lo que le dicen. Si hay un lugar donde personas estén abusando de inocentes, él debe ayudar y a veces (muchas veces) eso implica desobedecer a las autoridades.

Eventualmente, su perseverancia y deseo de ayudar hacen que impresione al doctor encargado del proyecto para crear supersoldados. Steve logra enrolarse al ejército y entrenar con otros soldados. Durante el entrenamiento muestra que no solo dice querer proteger a otros, sino que de verdad está dispuesto a hacerlo. Cuando como prueba se tira una granada en pleno entrenamiento (sin decirle a los soldados que esta no explotará), él corre a cubrirla con su cuerpo para salvar a los demás.

Después de recibir el serum que lo vuelve Capitán América, Steve luce diferente. Ahora es alto, musculoso, no sufre de ningún mal de salud y está en mejor condición física que cualquier atleta olímpico. Pero por dentro Steve no ha cambiado en nada.

Durante la guerra, Steve escucha que su amigo Bucky ha sido capturado y nadie planea rescatarlo. Una vez más, su lado rebelde sale a la luz y decide desobedecer órdenes para ir a salvar a su amigo. La misión es tal éxito que al volver (con Bucky y otros soldados rescatados a su lado) todos lo aplauden y desde ahí todos estarán dispuestos a ir donde Capitán América decida guiar.

Capitán América tiene una habilidad única para lograr que otros lo sigan. Inspira lealtad y admiración donde sea que vaya. Ya sea en los años 40s o en el siglo XI. Él tiene ese algo que hace que diga unas palabras que deberían sonar cursi, pero en vez de eso suenan inspiradoras. Tal vez es por la completa honestidad con que parece decir todo. Tal vez es por el hecho que él parece tenerle tanta fé a las personas como las personas a él.

Derechos de imagen: Marvel Studios

Pero la historia de Steve Rogers también es una de pérdida y tragedia: durante una misión liderada por él mismo, Bucky cae de un tren en movimiento a un río helado.

Esta pérdida será una tragedia más que marcaría su vida. Poco después de perder a su mejor amigo, le tocaría perder todo lo demás. En 1945, Steve estrella el avión en el que va para salvar vidas inocentes. Despertará en el 2012.

La escala de dolor por la que pasa Steve Rogers no es algo que se pueda comprender. No solo todas las personas que quería han muerto o están muriendo de vejez, sino su mundo entero ha dejado de existir. Imagínense despertar 70 años en el futuro, ¿qué mundo sería ese? ¿cómo lidias con que todo lo que tenías esté desapareciendo?

Steve Rogers puede ser heroico como ningún otro, pero también es un ser humano, y esta es una pérdida que nunca superará por completo.

La depresión por la que pasa el personaje no es una de la que se hable mucho. Al igual que su  rebeldía o la apariencia que tenía en un principio, la depresión no encaja con la imagen que tenemos de Capitán América. Pero se esconde entre conversaciones donde Steve bromea sobre su falta de vida social porque sus amigos están muertos y admisiones de no saber qué lo hace feliz. Steve se entrega por completo a su causa de superhéroes porque no sabe qué sería de él si no estuviera haciendo eso.

La fuerza de voluntad de Steve cuando se trata de salvar a otras personas es interminable. Él nunca dejará de pelear para proteger la vida de personas inocentes. Pero cuando se trata de su propia vida, Steve no muestra la misma voluntad. Cuando Bucky resulta no estar muerto y regresa como una asesino con amnesia cuya misión es matar al Capitán América, Steve decide dejarlo.

Felizmente Bucky empieza a recordarlo y termina salvando su vida. Steve sigue viviendo y siendo un superhéroe. Se vuelve el líder de los Avengers y continúa intentando adaptarse a este siglo.

Cuando se anuncia regular a los superhéroes para que trabajen bajo supervisión de las Naciones Unidas, los Avengers se dividen entre quienes están de acuerdo y quienes no. Steve ha aprendido que obedecer a las autoridades no siempre lleva a hacer lo correcto y se rehúsa a firmar el acuerdo. Así termina volviéndose el líder de los Avengers fugitivos, quienes trabajarán como superhéroes en secreto. No es hasta la llegada de Thanos que los Avengers se vuelven a juntar y una vez más Steve toma la posición de líder.

Uno de los últimos momentos de Steve Rogers en el MCU lo muestra en una batalla que no puede ganar. Thanos es demasiado poderoso y su ejército demasiado grande. Así que Steve hace lo que siempre hizo. Con poderes o sin poderes, contra bullies en un callejón o contra un titán en la batalla para definir el destino del mundo… Steve Rogers se pone de pie y va a pelear.