¿Por qué la lucha libre merece un espacio en Geekeados?

Uno de los argumentos que siempre me repiten cuando digo que me gusta la lucha libre es “para que ves eso si es falso”. Es cierto. Los resultados de las peleas son arreglados, el marketing determina el status de los luchadores y hay guionistas detrás de las historias. Pero este juego de ficción y realidad es una gran puesta en escena del bien contra el mal, al mejor estilo del teatro griego, que logra enganchar con los personajes y sus dramas o maldades. No solo eso, también logra ser un show mediático que trasciende cultura y congrega a millones de fanáticos.

Algo que sí es real en el mundo de la lucha libre es la destreza física, la agilidad y la pericia para saber ir y volver de una movida en distintas alturas. No cualquier persona puede caer o saltar por encima de la tercera cuerda, y sin el entrenamiento necesario probablemente sufra una lesión seria. Dicho esto ¿Por qué considerar el entretenimiento deportivo como parte de una web geek?

Primero, porque la lucha libre crea su propio universo de ficción. Entre los luchadores y el público hay un contrato para que los personajes, historias y reglas envuelvan al espectador en una narrativa propia totalmente ajena a la realidad. Pensemos, por ejemplo, en casos de personajes como el Undertaker; nadie en su sano juicio podría creer que tiene poderes sobrenaturales y desaparecer del ring con un pestañeo. Pero lo hace. Y los fans compran el truco y se dejan llevar para ser parte del show.

Show. Espectáculo. Puesta en escena. Ya sea en Estados Unidos, México o Japón millones de personas se reúnen en coliseos, estadios, cocheras, salones de bingo, patios de escuelas y discotecas para ver lucha libre. Es un fenómeno de masas, cultural y social. Es un fandom, una actividad capaz de movilizar fanáticos para disfrutar de una experiencia colectiva. Ya sea en convenciones con leyendas como Hulk Hogan o Ric Flair, veteranos retirados con más de 60 años, o en eventos locales que permiten conocer a estrellas del momento, la gente está ahí y se viste como su personaje favorito, usa polos con el rostro de los luchadores que apoyan y replica las poses y frases frente a todas las cámaras posibles.

Solo por poner algunos ejemplos (con links):

  • En Baywatch hay un capítulo que cuenta con la aparición de luchadores de la desaparecida WCW (Ric Flair, Hulk Hogan, Randy Savage, Kevin Sullivan, Big Van Vader, entre otros).
  • En How I Met Your Mother hay demasiadas referencias a la lucha libre. Incluso en un capítulo Marshall se viste como The Ultimate Warrior ¿Alguien dijo Robots vs Wrestlers?

  • En Japón sucedió un hecho insólito: el personaje principal del manga Tiger Mask saltó del papel a los cuadriláteros.

  • En el manga 20th Century Boys (Si no lo han revisado deberían hacerlo right now) un grupo de niños confunde a uno de los personajes, Shogun, con luchadores como Antonio Inoki (famoso por retar a Muhammad Ali) o Hulk Hogan por su habilidad para luchar.En México las máscaras de los luchadores son parte del patrimonio cultural. Además personajes como El Santo, Blue Demon, Pentagón, etc, son parte del imaginario popular y protagonizaron películas y telenovelas enfrentando rivales como ‘la llorona’, ‘las momias de Guanajuato’ y Drácula.
  • En la ‘Trilogía de la Oscuridad’ de Guillermo del Toro aparece un luchador llamado ‘Ángel de Plata’ como parte de los personajes que sobreviven al ataque de los vampiros zombis. El mismo personaje aparece en la serie de televisión ‘The Strain’ y los cómics del mismo nombre.

Dicho todo esto queda demostrado que la lucha libre es una afición que marca generaciones y desata pasiones. Por tal motivo le doy mi voto de bienvenida al universo geek. If you smell what Geekeados is cooking!

Este post viene acompañado de un compromiso de dar seguimiento semanal a la programación de WWE en televisión y otras  empresas de lucha libre en el mundo.