Geekeados contra el indulto a Alberto Fujimori

El mundo no es blanco y negro, es gris. ¿Qué está bien y qué está mal? Es difícil de saber. Quizás esa es una de las cosas que nos atraen de los cómics, los videojuegos, las películas, series, y todas esas cosas que nos vuelven geeks: Al inicio de la historia, casi siempre alguien nos deja claro quién es el bueno y quién es el malo, y cuál es la posición de cada personaje, el rol con el que vamos a empatizar.

Sí, seguro, a veces la decisión es nuestra, como en los juegos de rol, donde nuestra moral depende de nosotros. En otras situaciones es divertido leer un cómic desde el punto de vista del villano. Y hasta queremos que ganen, porque es más divertido. Pero al guardar el juego, o cerrar el libro, nos quedamos con esa tranquilidad que trae el saber que en el día a día, en la vida real, somos buenos (o al menos, que tratamos de serlo).

Y luego pasa lo que está pasando ahorita en Perú, en la vida real. Alberto Fujimori, un dictador que gobernó nuestro país durante más de una década, un tirano, que en nombre de una falsa justicia, y a través del asesinato, la corrupción, la tortura, el robo, el saqueo de fondos públicos, y muchos crímenes más; dejó al país dividido, herido y destrozado. Dejó al país con la necesidad de reconstruirse luego de una década de crímenes, crímenes por los que fue correctamente enjuiciado y condenado a prisión, solo para ser indultado hace unos días de forma dudosa por Pedro Pablo Kuczcinsky, un “presidente” pusilánime, un “presidente” que por salvar su mandato, terminó de vender al estado a la mafia.

Esta acción se dio sin el más mínimo respeto por las víctimas, por los deudos, por las familias de aquellos que desaparecieron o fueron desaparecidos. Sin el más mínimo respeto por los miles de peruanos que esperaban que la mafia que representaba a esta tiranía nunca más volviera al poder.

Si esto fuera un cómic, Fujimori y Kuczcinsky llevarían un alias. Si esto fuera una película, tendrían una máscara, si esto fuera un videojuego, tendríamos que enfrentarnos a ellos cara a cara al final de la historia con una espada legendaria y varios súper poderes.

Pero no lo son. Esto es la vida real. Aquí no tenemos espadas ni súper poderes, y nadie nos dice “él es el bueno y él es el malo”. Esa es una conclusión a la que tiene que llegar cada uno. Y una vez que llegamos a esa conclusión, es cuando nos toca elegir qué hacer. Cómo librar esta batalla.
Entonces, ¿de qué lado de la historia queremos estar?

En Geekeados, al menos, tenemos claro que la vamos a luchar.

#FujimoriNuncaMás #Indultoesinsulto

via GIPHY