“First Man”: un pequeño (pero importante) paso para Damien Chazelle

SPOILERS A CONTINUACIÓN

Cuando en unos treinta años se haga una retrospectiva de la primera mitad del siglo XXI en el ámbito cinematográfico,el nombre de Damien Chazelle surgirá sintomáticamente, en especial por su ya icónica “La la land”. Con un Oscar encima y apenas 33 años, Chazelle es el “Golden Boy” de Hollywood y razones no faltan. Por ello, “First Man” resulta una película importante que marca el camino de maduración que pasará el Chazelle director yel Chazelle ser humano (otra vez, tiene apenas 33 años).

A Chazelle no le interesa la espectacularidad de los viajes espaciales. No juega a ser Kubrick o, más recientemente, Cuarón. Lo que motiva a Chazelle a contar esta historia es la deconstrucción de ese héroe silente y férreo que cargaba con la América desorientada de los sesentas,perdida entre el asesinato de Kennedy, la lucha por los derechos civiles y Vietnam. Neil Armstrong pierde cualquier encanto de héroe de fábula y nos insertamos dentro de su cabeza para saber por qué hace lo que hace. La misión del Apolo XI fue una misión suicida, y por eso agradecemos que el interés primordial de Chazelle sea cómo Armstrong está listo para cumplir su misión a partir de una trágica pérdida personal. Una película espacial que también habla del luto, como “Gravity” hace unos años.

El desarrollo de Armstrong es confiado en un Ryan Gosling que siempre lucha contra esa aura super cool (ya sea cool sombrío en “Blade Runner 2049” o cool desgarbado como en “The nice guys”). En “FirstMan”, Gosling tiene muy buenos momentos donde nos demuestra que es capaz de llegar más allá y recordamos que apareció en la escena Hollywoodense con ese papelazo de ráfaga fresca que fue “Half Nelson” allá por el lejano 2006.

Muy bien también está la grandísima Claire Foy,quien saca petróleo del clásico papel desagradecido de “la esposa del protagonista”. Foy ya demostró sus credenciales en “The Crown” y es hora que la industria le otorgue mejores papeles. En el resto del cast hay buenos actores,pero con personajes que carecen de desarrollo, lo cual es ya una constante de Chazelle: salvo sus protagonistas (Teller/Simmons en “Whiplash” y Stone/Gosling en “La land”), sus elencos de secundarios más parecen peones que verdaderos personajes.

La cuenta pendiente, y la mayor decepción de la película, es en el apartado que a priori más nos llamaba la atención: la técnica del viaje espacial. Las escenas de simuladores e incluso la escena dela llegada a la luna resulta simple y anticlimática, e incluso algunos momentos resultan incómodos de ver porque se abusa de la “shaky cam”, una de las maldiciones del cine de acción actual. Para ser el hombre que se llevó el Oscar a Mejor Director por “La land”, uno esperaba más de esas escenas. Esa espectacularidad nunca llegó, pero creemos que a Chazelle nunca le interesó esa parte de la historia. Es más, tal vez en su cabeza la película debió terminar antes del famoso aterrizaje de julio de 1969.

“First man” resulta ser una película interesante pero algo fallida. A pesar de esto, nuestras esperanzas en Damien Chazelle se mantienen intactas. Esta película es un pequeño paso para Chazelle, pero un paso seguro en su consolidación como uno de los grandes autores del cine estadounidense del siglo XXI.  

Ryan Gosling: un acierto de casting de aquí a Marte.